Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Derrotadas la Ley del aborto y las mujeres, la secta católica ha vencido

Podría comenzar este posteo diciendo: “A mí, lo que me joden son los profetas”. No recuerdo la historieta entera, pero sí la exclamación, que me aplico a mí misma, enrabietada por haber tenido tanta razón cuando avisaba de la que se nos vendría encima en cuanto a pérdida de derechos y libertades, caso de que llegara a gobernar el PP.
Tristemente, no me equivoqué ni en uno solo de los pronósticos de cuantos vaticiné reiteradamente en fechas previas a las elecciones; de manera que, quienes siguen este blog pueden investigarlo a fondo, en especial, aquellos que se abstuvieron o que votaron a partidos minoritarios, lo que ni supuso la posibilidad de un gobierno más de izquierdas, obligando al PSOE a una coalición, ni consiguió otra cosa sino encumbrar al poder a un partido mucho más supeditado a los dictados de la señora Merkel de lo que se le pudo reprochar a ZP, partido que no está en vías de solucionar el problema del paro -pero que sí va a acabar con los derechos de los trabajadores, …

La encarnizada cacería de alma de charol contra un solo juez: Garzón

He estado repasando en mi memoria, incluso con la inestimable ayuda de San Google, películas sobre jueces que de alguna manera pudieran asociarse con la situación que vive la Justicia en este país y, la verdad, no he encontrado ni una sola parangonable, ya que las más conocidas o prestigiosas muestran casos aislados de jueces corruptos en la ficción, perversos o incluso asesinos, como por ejemplo, Los Jueces de la Ley, dirigida en 1983 por Peter Hyams, y protagonizada por Michael Douglas, o Sospechoso, dirigida en 1987 por Peter Yates y protagonizada por Cher y Dennis Quaid, en la que un sin techo sordomudo es acusado del asesinato de la secretaria de un juez, el cual se había suicidado. La trama de la película va desgranando sospechas, hasta que se descubre, al tiempo que una red de corrupción de gente poderosa, que el asesino de la mujer había sido precisamente el juez.
Estas dos historias, como tantas otras, muestran jueces corruptos, pero no he sido capaz de encontrar, seguramente…

Vender felicidad a los tontos en forma de jarabe, cartomancia o milagro

Después de una semana de quererla olvidar en lo político –la aberrante absolución a Camps, la publicación de la Encuesta de la Población Activa que informa que ya superamos los cinco millones de parados, dejándonos con el corazón en un puño, los planes jurídicos del ministro Gallardón, un cínico retroceso en libertades y derechos-, van a permitirme que hoy me lance por otros derroteros, en concreto, analizar de modo somero algunas actitudes y conductas que a una jamás dejarán de sorprenderla.
Estas reflexiones son consecuencia de la lectura de un artículo publicado por El País sobre la existencia de un grupo llamado “Círculo Escéptico” formado por personas que, a través de páginas web, se dedican a desmontar falacias y a vigilar que, entre otros desatinos, las universidades no den cabida a cursos e intervenciones de supuestos científicos que, más que en la ciencia, se basan en supuestos insostenibles y productos de la imaginación que no constituyen argumentos para una mente racional. …

Si queda algo virgen de litoral, morirá a manos de Arias Cañete: Impídanlo

Un titular aparecido en la sección Sociedad de El País el pasado viernes, día 13 –para los anglosajones, día de mala suerte, recuerden las producciones Friday the 13th-, apremiaba a pedir socorro a voz en cuello o a grito abierto: “Arias Cañete anuncia una reforma muy profunda de la Ley de Costas”. Sabedores de la sensibilidad ecológica del ministro Cañete, quien, cuando lo fue de agricultura en la anterior etapa de gobierno del PP, aseguró en una ocasión con lenguaje de chulo de taberna que el trasvase del Ebro iba a hacerse “por cojones”, se pude esperar muy poco, y este anuncio sobre una reforma profunda de la Ley de Costas provoca horror al imaginar qué no estará dispuesto a permitir para "poner en valor" el litoral.
En el discurso de toma de posesión de su recién estrenado cargo al frente del área gubernamental de Medio Ambiente -que es de temer que, bajo el mando de este insensible individuo, se convierta en el Ministerio de Cero Ambiente-, dejó caer la idea de que el …

Doscientos mil valencianos contra los recortes y un fallo judicial escandaloso

Parece que los ciudadanos del País Valenciano despertaron por fin del estado de catatonia que les duró varios años, porque ayer volvieron a salir a la calle en manifestaciones más que multitudinarias -de las que sí han dado cuenta al día siguiente los medios esta vez, quizá porque no era sábado-, que superaron con creces las celebradas el pasado fin de semana. Tal fue la marea humana, que desbordó las calles de la capital del Turia, y hubo de partirse en dos porque, cuando la cabecera llegaba a la Plaza de la Virgen, aún no habían salido quienes esperaban parados en la Plaza de San Agustín. La manifestación fue convocada tanto por sindicatos de clase como amarillos, es decir, en este caso, CCOO, UGT, Intersindical València, CSIF y FSES -Federación de Sindicatos de Educación y Sanidad-, aunque no solo acudieron sindicalistas y funcionarios afectados por los recortes, sino muchos ciudadanos descontentos por lo mismo y, sobre todo, contra la política de despilfarro y corrupción, así como…

Réquiem de la prensa internacional por la justicia española

No quiero comenzar el posteo repitiendo como un loro la manida frase de uso político que sigue a la sentencia con la que uno está en desacuerdo, ese lugar común de “la acato, pero no la comparto”, porque yo no acato la sentencia que absuelve a Camps y a Costa. Ocurre, eso sí, que no puedo hacer nada para que las cosas sean diferentes, es decir, que el caso sea juzgado de nuevo y no por un jurado popular -en ambos sentidos, de pueblo y del PP-, sino por un tribunal compuesto por magistrados independientes, de haberlos, que atendieran las pruebas inculpatorias y los condenaran, como sería de ley, después de haber escuchado las sonrojantes conversaciones entre los absueltos y el jefe de la rama valenciana de la trama Gürtel, más la abrumadora cantidad de pruebas inculpatorias que fueron ignoradas.
Como ya han avanzado los socialistas valencianos, es posible que recurran la sentencia. Ojalá que lo hagan por la dignidad de la ciudadanía y, sobre todo, para que esta recupere alguna confianza…

La entrega al populismo, la ultraderecha y la carta blanca a los jueces de Gallardón

Esta noche debería escribir un posteo sobre la escandalosa absolución de Francisco Camps Ortiz y de Ricardo Costa Climent, pero entenderán que prefiera dejarlo para mañana después de que los medios hayan publicado los argumentos del jurado y, sobre todo, se le haya pasado la desolación a esta escribidora ante la decisión de un jurado popular, al que lo de popular se le podrá aplicar, sin duda, en sus dos vertientes, la de jurado constituido por el pueblo y la pertenencia de sus miembros al PP. Porque resulta inconcebible que, con el inmenso número de pruebas aportadas sobre la culpabilidad de los exculpados, los componentes del jurado solo y únicamente hayan tenido en cuenta los argumentos de la defensa. Así que dilato mi opinión sobre este asunto para dedicarme ahora a comentar otro también de actualidad, pero con el punto en común de que escribiré sobre justicia, o con la justicia en la mente. Me refiero a los cambios que el ministro de la idem, Alberto Ruiz Gallardón, ha anunciado …

La lentitud en informar, ¿es miedo a molestar o miedo a trabajar?

Dicebamus hesterna die...Permítanme la pedantería de comenzar el posteo de hoy con la famosa frase de Fray Luis de León, pronunciada al retomar sus clases en Salamanca, tras haber permanecido cuatro años encarcelado por la Inquisición. Aunque, por fortuna, a mí no me han encarcelado todavía por escribir en el blog -que todo se andará, considerando cómo va la justicia de este país-, ayer les anunciaba que me proponía analizar cómo trató la prensa la información sobre la más que multitudinaria manifestación que se celebró el pasado sábado en el País Valenciano contra los recortes en la Educación Pública, y contra la corrupción, que muchos de los manifestantes consideraban la auténtica raíz de los problemas de liquidez del erario valenciano. Las portadas de los diarios nacionales no tuvieron a bien recoger al día siguiente, domingo, ni una triste llamada en la columna de salida, ni digo en el titular de cabecera, a pesar de que la noticia de la marea humana que invadió las calles de las …

Los recortes a la Escuela Pública, la amputación del derecho a educarse en libertad

Decir que el sábado pasado el País Valenciano se echó a la calle para protestar contra los recortes en Educación y contra la corrupción política pudiera parecer exagerado o inexacto, porque estas tierras tienen más habitantes que las más de ciento cincuenta mil personas que se manifestaron por las calles de València y Alacant. Y sin embargo, esa participación multitudinaria alcanzó un número de ciudadanos presa del hartazgo y la indignación como no se recuerda desde las manifestaciones contra la guerra de Iraq. La sentencia de muerte dictada contra la Enseñanza Pública por el Consell del PP no es nada nuevo, hay profesores que llevan años denunciando el plan, profesores que en muchas ocasiones se dieron de bruces, no solo con las presiones en mil frentes abiertos por Consellería, presidida en su momento por el impresentable beato Font de Mora, sino que tuvieron que sufrir asimismo la incomprensión y la insolidaridad de las propias directivas de los centros en los que trabajaban, e inc…

Algo ha de tener que ver la matanza con el estado de la cultura patria

Entre mi balcón y un ancho mar de aguas tan azules, transparentes y calmas que permitían vislumbrar los fondos rocosos en las proximidades de la costa, en una vieja plaza con una torre del siglo XIII destrozada por la restauración de algún munícipe ágrafo, una multitud mostrenca y tragona, ansiosa de carne y de vino, se agolpa, da codazos y, según va libando, se pone más peleona aun, mientras un vocero de voz destemplada, sin modulación, va desgranando los nombres de los comerciantes que colaboraron en la fiesta gastronómica y los de los agraciados en una rifa de jamones.
Dos horas antes, esa misma voz, la de alguien que no sacó el mínimo provecho de la lectura en voz alta que le habrían exigido sus maestros, anunciaba con un entusiasmo circense: “Da comienzo la fiesta del cerdo”. Este singular me pareció equivocado, debieran haberla llamado ‘La fiesta de los cerdos’, no la de los animales precisamente, sino la de quienes los engullían como neandertales, o como si fuese la última o la…