Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Apuntes biográficos sobre Pedrojota a propósito de sus insultos a Rubalcaba

José Pedro Ramírez, que así figura en su partida de bautismo el periodista que se hace llamar Pedrojota y a quien muchos de sus detractores, entre los que confieso contarme, conocemos como Jetapedro, en esa especie de homilía laica que escribe cada domingo en el periódico que dirige, la emprendió ayer contra Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato a la presidencia del Gobierno por el PSOE, a base de dicterios, pero no imaginan a qué altura los dicterios. Porque, puestos a insultar, podría haber recurrido a improperios, baldones y ultrajes afilados y eficaces como dardos, pero, una vez más, Jetapedro, a pesar de que siempre se las dio de notable y avezado conocedor de la lengua, ha dejado rematadamente claro que, si como intrigante manipulador no tiene precio, su distancia con un Larra o un Azorín es inconmensurable como el universo.
Juzguen ustedes por sí mismos, y díganme si el párrafo entrecomillado, una perla entre otras varias que el impostor de la imparcialidad dirige al candidato soc…

Raxoi quiere seducirnos con una felicidad hecha de renuncias

El señor Raxoi –con i latina, es apellido gallego y la grafía de la lengua de Curros y de Castelao carece de y griega- aseguró ayer que está dispuesto a ‘devolver la felicidad a los españoles’. Debe de haberse inspirado en aquellas palabras que figuraban en el inicio de la ponencia política del XXIX Congreso del PSOE que definía el socialismo diciendo que `es un proyecto de felicidad para el hombre`. O tal vez sea cierto que respondía, según dijo, a la dramática petición de una asistente a la comida-mitin que celebró en Coruña el líder del PP, a la entrada del popular sarao, así rogándole: ‘¡Mariano. devuélvenos la felicidad!¨.
Quizá sea cierta la anécdota respecto a la creyente pepera aunque, qué quieren, Mariano Raxoi, ese gallego vergonzante que, por españolizar, hasta su apellido, me da la sensación de que miente más que habla. Pero, de ser así, debió de pensar lo mismo la mariscadora que lo zarandeó en su visita a una lonja, aunque esta más expresiva, como diciéndole: Despierta, …

Manifestación ultra contra el Gobierno: ¿Por haber logrado el fin de ETA?






En estos momentos sumamente delicados en los que la gente sensata celebra el fin de la pesadilla de la violencia etarra, hay quienes dan la impresión de estar interesados en que siga, haciendo declaraciones tan intolerantes y a destiempo, que tal parecieran pensadas para provocar la reacción del conglomerado etarra, es decir, echando leña al fuego a ver si logran que sigan matando; en apariencia al menos, da toda la sensación de que es lo que desean. Y yo bien sé que esta afirmación pudiera parecer una atrocidad, pero ¿qué otra cosa puede pensarse de quienes, en momentos en los que hay que actuar con toda templanza, meditando y midiendo al milímetro las declaraciones que se hagan al respecto, no cesan de exigir, más que justicia, venganza y humillaciones públicas más allá de lo razonable, y aun con el encono y la desmesura más propia de los terroristas que de una sociedad democrática y civilizada?
Esta tarde sabatina de puente otoñal, la Plataforma ‘Voces contra el terrorismo’ o, …

Los españoles hartos de una Monarquía de opacidades y de soberbias

Según una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), los españoles suspenden a la monarquía. Lejos quedan los tiempos en los que esta institución, que durante los primeros años de la frustrante y engañosa transición política gozó de la admiración y el respeto de los ciudadanos -y qué decir tras el 23-F-, era la más valorada de nuestra sociedad. El suspenso a la monarquía y a la familia real debe de tener su explicación en una cifra de parados que se eleva a 4.978.300 personas, con familias con todos sus miembros en el paro y una situación económica traducida en que el consumo se reduce día a día y en que hay miles de ellas cuyo fin de mes se produce apenas iniciado el idus, que decían los romanos o, en román paladino, sobre el día quince; lo que no explica que no se haya producido antes de llegar a esta situación económica, porque con la tripita llena también se puede pensar, incluso se piensa mejor.
En la situación económica que se viene padeciendo, el tr…

Consell Valenciano: Entre el derroche y la impunidad más absoluta






En aquel patio de Monipodio trufado de clientelismo y prepotencia que fue el Consell Valenciano en tiempos del presumpte Molt Més que Deshonorable Camps -de quien no hay indicios de que pueda llegar a dejar de serlo-, se ha hecho la luz, o mejor, se ha iluminado con focos halógenos de gran potencia un asunto del que ya se sabía y que está relacionado, miren ustedes qué casualidad de nuevo, con el arquitecto áulico Santiago Calatrava.
Profesional este en cuya carrera hay mucho más ruido que nueces o, de otro modo, dados los resultados desastrosos de sus obras, su absurdo concepto arquitectónico de despreciar la adecuación al entorno, la funcionalidad de la obra, y esa convicción, tan valorada por contra por muchos maestros de la arquitectura, de querer que las obras sean a la medida del hombre, no se entienda por qué el Govern del Partido Popular ha venido encargándole inútiles y megalómanos proyectos, edificios de escasa utilidad y chapucera ejecución, por los que el Consell sie…

Industria farmacéutica: Otro poder siniestro que controla nuestra salud

George Orwell y Aldous Huxley, en sus respectivas novelas ‘1984’ y ‘Un mundo feliz’, imaginaron sociedades que a sus contemporáneos debieron producirles pánico al considerar que, a la vuelta de unos años, el mundo podría parecerse al que estos autores habían descrito en sus novelas. Fuera un Gran Hermano que controla un estado totalitario, en el cual la represión se produce manipulando desde la historia hasta el idioma con el fin de dominar tanto a los miembros del partido único como a la masa, siempre mantenida en el límite de la mera subsistencia, al modo de Orwell en ‘1984’, fuera una sociedad en la que los ciudadanos desconocían la pobreza y eran felices, pero a costa de ser, de haber sido creados, al margen del pensamiento, de las pasiones y las emociones, la diversidad, el arte y la literatura, como los personajes de ‘Un mundo feliz’. Mas ninguno de ellos llegó a imaginar una sociedad subliminalmente manejada por el poder de la industria y el dinero.
En la actualidad, cuando Occ…

La UE se resquebraja silenciosa: Imperios más grandes desaparecieron

Fresco del Palacio de Cnosos en Creta que muestra a las damas minoicas, las primeras  europeas
Nada como repasar la evolución y desaparición de los imperios en la historia de esta nuestra Europa para observar que a los períodos de esplendor les sucedieron siempre los del ocaso y la desaparición. Las grandes civilizaciones terminan convertidas en descripciones neblinosas de libros de historia o, en la actualidad y de momento, en esa especie de información condensada y superficial que nos proporciona la red de redes, un intelectual, un aficionado o, aquí, un amigo, ya saben.
La desaparición de las civilizaciones más antiguas suele estar asociada al tiempo al misterio de ese fin, y a veces el misterio se hace extensivo a su propia existencia. ¿Existió realmente la mítica Atlántida? ¿Por qué desapareció de golpe la civilización minoica, cuyos restos arqueológicos parecen dar fe de que, por sus características sociales y culturales, fue "el primer eslabón en la cultura europea"? L…

Los españoles votarán contra sí mismos: El nuevo esperpento nacional

El devenir de la política en este irredento país que parece no enterarse de nada, o nada importarle, suele dejar un regusto amargo o, para qué el comedimiento, una inclinación incontrolable a darse a todos los demonios del Averno al leer noticias que ratifican que la supuesta ciudadanía tiene aproximadamente el nervio del osito de Mimosín.
En este terruño patrio, que parece no levantar cabeza desde que, cuentan, una osa con buen apetito se tragó, sin duda sin masticar, al rey Favila, los ciudadanos, súbditos o gentecilla sin más, no parecen tener más preocupaciones o inquietudes que las inherentes a su propia supervivencia -muchas en los tiempos que corren- o, como mucho, los resultados del equipo de fútbol de sus amores. No deben de haberles dicho aquello que me repetían de pequeña, con cachetito en la mano incluido, cuando la alargaba hacia alguno de los alimentos que se preparaban en la cocina: ‘Niña, con las cosas de comer no se juega’. Tal vez porque los ciudadanos ni saben discer…

Integrar o exigir que se integre el otro no pasa por test malintencionados

El diario El País viene publicando una noticia en la sección de Sociedad, y desde hace varios días, en la que informa del drama de dos mujeres, una de ellas, nigeriana, Viviane Friday, y la otra, marroquí, Hossnia Elkhadiri, ambas con hijos; la primera, víctima de los malos tratos de su ex pareja, la segunda, con el marido en paro, y que han sido expulsadas de un taller de aprendizaje de costura -cuya asistencia está remunerada con alrededor de mil euros- porque la directora del curso consideró que no eran aptas para participar en él al no dominar nuestra lengua. Y para consumar su acto de xenofobia contó con el apoyo de la alcaldesa, Mercedes García, del PP, of course.
El pueblo, cuya alcaldesa apoyó la decisión xenófoba de la directora del curso, es Quijorna, una localidad situada al suroeste de la capital madrileña que cuenta con menos de tres mil habitantes. El que sea un pueblo tan pequeño, donde todo el mundo debe de conocerse, resta más razón y sentido a la expulsión, ya que es…

El linchamiento de Gadafi muestra la faz auténtica de los simpáticos revolucionarios

Sabemos desde hace mucho tiempo que el lenguaje, las palabras, se ponen al servicio de quienes las usan, o al de quienes les pagan por hacer de ellas un determinado uso. "La lengua es fuego, un mundo de maldad", decía Pablo a sus discípulos. Hay personas que consideran que el lenguaje es con frecuencia perverso; por ejemplo, las feministas al atribuir al inocente genérico una manera de fomentar la invisibilidad de las mujeres, aunque en casos como este más se trate de que el lenguaje refleja la realidad mentada, es decir, los usos, costumbres, desigualdades, injusticias, etc. En el momento en el que la realidad cambia, las palabras, o bien dejan de tener connotaciones dañinas, o sencillamente se substituyen por otras; lo que es cierto es que no sé de un solo caso en el que la realidad haya cambiado por haber trocado alguien una palabra por otra.
Pero, al margen de todas estas disquisiciones, plasmadas en montañas de ensayos, artículos, tesis académicas, voluminosos libros en …